Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¿Cómo la ansiedad afecta nuestro cerebro?

Por María Laura García 

Cuando experimentamos ansiedad y ésta es ligera u ocasional se trata de una respuesta natural, pero cuando ésta se vuelve persistente da origen a sentimientos de miedo y aprensión, incluso en situaciones no amenazantes, que pueden con el tiempo trastocar nuestro organismo comenzando dicha afectación por el funcionamiento cerebral.

Una sobredimensión de aquello que te acontece y que no te encaja o parece favorable, puede deberse a que tu cerebro esté “predispuesto” a padecer de ansiedad, a tal grado que cualquier evento, circunstancia o emoción potencialmente indeseada se convierte en motivo de alarma; pero lo peor no es inquietarse fácilmente, sino que muchos lo hacen sin estar conscientes de ello, es decir, algunos están tan acostumbradas a los sentimientos de ansiedad que no se dan cuenta que hay un problema y simplemente sufren en silencio mientras su cuerpo se va enfermando paulatinamente.

¿QUÉ HACER?

Es importante bucar tratamiento para la ansiedad; algunas opciones no medicamentosas son hacer mucha actividad física, la meditación, la acupuntura, la musicoterapia, optimizar tu flora intestinal o microbiota a través de tu alimentación y muchas herramientas mas de la medicina alternativa. Idealmente, también sugeriría buscar ayuda de un especialista de la salud mental.

Insistiendo en nuestra nutrición, como calve de nuestra salud mental y en general, innumerables investigaciones muestran que nutrir adecuadamente la flora intestinal con bacterias amigables a las que se le conoce como probióticos es extremadamente importante para una apropiada función cerebral, y eso incluye, el control del bienestar psicológico y el estado anímico al producir neurotransmisores positivos o anti estrés.

Es posible que te suene extraño que las bacterias intestinales podrían afectar positiva o negativamente las emociones como la ansiedad, pero eso es exactamente lo que los análisis científicos han descubierto. Tenemos dos cerebros, uno dentro del cráneo y el otro en el intestino, es decir, se trata del llamado "sistema nervioso entérico" y cada uno de éstos, necesita su propio alimento vital. Tu intestino y tu cerebro en realidad trabajan conjuntamente y cada uno influye en el funcionamiento del otro.

Esta es la razón por la que nuestra salud intestinal podría tener una increíble influencia en tu salud mental, y viceversa; también es otra razón por la que la alimentación está tan estrechamente vinculada a nuestra salud mental.

Así que optimizar tu flora intestinal con bacterias beneficiosas es una estrategia muy útil. Esto se hace al eliminar los azúcares y alimentos procesados, más comer muchos vegetales sin almidón, evitando los aceites vegetales procesados e ingiriendo grasas saludables.

Además, ingerir muchos vegetales fermentados de alta potencia sería prudente para restablecer tu flora intestinal saludable.

¿CÓMO RECONOZCO ANSIEDAD?

La ansiedad es una respuesta normal y natural ante las posibles amenazas, que ofrece nuestro cuerpo en un estado elevado de conciencia, por ello representa una reacción que puede mantenernos fuera de peligro. Por ejemplo, la ansiedad que experimentamos enmedio de una excursión al estar cerca de una bajada empinada que hará que seamos más cuidadosos en nuestros movimientos. El tema preocupante es que esto se constituye o torne en una constante.

¿QUÉ PASA EN EL CEREBRO ANSIOSO?

Similar a lo que sucede cuando estamos estresados, la ansiedad desencadena la producción de una cantidad de hormonas como el cortisol, diseñadas para mejorar nuestra velocidad, los reflejos, la frecuencia cardíaca y la circulación sanguínea, ante el peligro.

El estrés no siempre implica miedo, pero la ansiedad, por lo general va acompañada de temor o aprehensión, por lo que tiende a ser una respuesta más interna. La ansiedad ligera puede coincidir con un evento estresante como el tener que hablar en público, pero además un trastorno de ansiedad puede persistir por meses, aunque no haya ninguna razón clara para estar ansioso, por lo cual debemos, insisto, estar muy atentos para evitar enfermarnos en consecuencia.

Los expertos afirman que el haber crecido en un hogar abusivo o problemático, podría hacer propenso al afectado a estar más atento de lo normal a las posibles amenazas, incluso cuando ya no están ahí.

Es importante determinar si nos hemos acostumbrado a los sentimientos de ansiedad sin notarlo porque a la larga, la ansiedad puede intensificarse causando aislamiento social, síntomas físicos y problemas relacionados con la salud mental, como es el caso de la depresión. De hecho, se calcula que sólo un tercio de las personas con trastornos de ansiedad reciben tratamiento.

Ahora bien, ten en cuenta que cuando me refiero a "tratamiento" no necesariamente estoy hablando de medicamentos, sino de todos los buenos hábitos que enumeré cuando les sugerí “qué hacer”.

REDES:
Instagram: @ATuSalud
YouTube: ATuSaludconMariaLauraGarcia
Facebook: ATuSaludEnLinea
Twitter: ATuSaludEnLinea

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios
Marlenis urbaneja
Marlenis urbaneja
12 días hace

Gracias M Laura por tus comentarios y recomendaciones tan valiosas, me gustaría seguir leyendo sobre el tema y esta vez la ansiedad en niños podría presentarse ? Y desde que edad saluditos

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x